La Casa de los Rugama esta situada en el corazón de la isla de Fuerteventura, en Casillas del Ángel. Este pueblo comienza a poblarse hacia la segunda mitad del siglo XVII. Los primeros habitantes se dedicaron principalmente a la explotación agrícola y ganadera. En el siglo XVIII, Casillas del Ángel aparece citada en fuentes documentales. El Obispo Dávila se refiere a este lugar, en 1733, como parte del distrito de Betancuria y hace mención a su ermita dedicada al Ángel de la Guarda" En 1873, en los "Elementos de Geografía e Historia Natural de las Islas Canarias", se cifra la población de Casillas del Ángel en 1.100 habitantes. El conjunto de casas antiguas que se conserva actualmente en el pueblo, refleja la sociedad que configuró esta localidad entre los siglos XVIII, XIX y XX. Se distinguen dos tipos de casas claramente diferenciadas: la casona propia de la burguesía agraria y la sencilla casa campesina. La Casa de los Rugama constituye uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura tradicional de Fuerteventura. Es una casa grande y sencilla. Tiene abundancia de madera, pero carece de motivos decorativos, tal y como se podría esperar de una casa con su importancia y su envergadura. Este edificio se incluye en el Catálogo de Patrimonio Cultural redactado por el Cabildo Insular de Fuerteventura en 1994.